Rutina de ejercicios en pareja
14 febrero, 2018
¿Cuánto tiempo puedes comprometerte con el Fitness?
15 marzo, 2018

ENTRENAMIENTO EN AYUNAS, ¿SI O NO?

Muchos de nosotros nos lo hemos preguntado alguna vez ¿Entrenar antes o después de comer? Nos planteamos las opciones, y pensamos cual puede ser la mejor para el resultado que debemos obtener.

Cuando entrenamos, nuestro cuerpo elimina y quema las grasas existentes en nuestro cuerpo mediante el sudor que provoca el propio ejercicio y utilizando estas grasas como combustible para poder realizar el ejercicio. Por eso mismo, se debe saber elegir cuando entrenar.

Hoy hablaremos sobre las ventajas que tiene el entrenamiento en ayunas, y para qué es bueno, según el tipo de objetivos que cada uno tiene en su mente.

Una de las principales ventajas de entrenar en ayunas, es que se eliminará más grasa, debido a que aún no hemos recargado nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios. Por esto mismo, este se servirá de las grasas ya existentes, e hidratos restantes para conseguir aguantar el esfuerzo que está generando este entrenamiento. Debido a esto, al entrenar en ayunas, las grasas se eliminarán más rápidamente.

Pero ojo, con este procedimiento, solo se quemarán grasas, no fortalecerás musculatura. Si tu objetivo es quemar toda la grasa que piensas que puede sobrarte, este es tu entrenamiento idóneo, siempre que este no sobrepase los 45 minutos, de lo contrario, sería contraproducente.

Por lo contrario, si tu objetivo es ganar masa muscular, el ayuno es tu enemigo, ya que podrás perder parte de esta.

Otro punto positivo que encontramos en este entrenamiento, es el hecho de que sirve de gran ayuda para liberar antioxidantes, ya que esto retrasa el crecimiento muscular.

Por otro lado, una de las desventajas más grandes que encontramos, es que al estar sin “carburante” el cuerpo puede generar mareos o desmayos, cosa que puede perjudicar bastante.

Además, tras realizar el entrenamiento, debemos recargarlo y nutrirlo, por lo que tal vez estemos más hambrientos de lo normal, haciendo un efecto rebote, debido a que comeríamos más. Por esto, hemos de controlar que comemos tras el entrenamiento que sea rico en hidratos y beber bastante líquido.

Así pues, cada cuerpo es diferente, y cada uno sabe que puede soportar y que no, al igual que cada uno de los objetivos que tiene, por eso mismo, debe planear sus entrenamientos previamente.

Finalmente, podríamos añadir la siguiente conclusión:

El entrenamiento en ayunas puede ser una gran idea y estrategia, si lo que se desea es eliminar grasas de forma rápida, siempre y cuando realices ejercicios de bajo rendimiento (cardio, correr, bicicleta…) y no por más de 45-50 minutos.

Del mismo modo, si lo que deseas es estar en forma y ganar masa muscular, este no es tu entrenamiento.

Con esto, ya sabemos, a ponerlo en practica (o no) inmediatamente!